... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

16 de noviembre de 2008

Ternura

Buenas,

¿habéis visto un anuncio, creo de galletas Cuétara, donde un niño se ve desplazado por el nacimiento de su hermanito? Finalmente los padres le demuestran que aún le quieren comprándo una caja de galletas. Pues con Pablo nos pasa un poco igual, o por lo menos siempre que veo el anuncio me pongo un pelín nostálgico. No es que le abandones, pero tienes dos y uno se hace un poquito más mayor de repente.

Ahora Pablo ha cogido la costumbre de dormir con un muñeco, cosa que hasta hoy no hacía. Y me parece la cosa más tierna que pueda haber en el mundo verle abrazadito a su pequeño Pocoyó. Cada vez que le veo agarrándole me parece que el mundo es un lugar maravilloso para vivir, por más que algunos se empeñen en lo contrario. Os dejo una pequeña fotito (desde luego la calidad es horrible):


Por otra parte, os dejo una receta tras el fracaso de la tortilla de la última vez. Esta os prometo que no termina sobre el fogón:

Fideos chinos con verduras.
  • Fideos chinos.
  • Medio pimiento verde.
  • Champiñones.
  • Un tomate.
  • Dos puerros finitos.
  • Sal, pimienta y aceite.
Los fideos chinos son de salados y de trigo, de una textura muy especial. Los venden en los super mercados y no tienen nada que ver con los spaguettis. Cortamos los puerros finos en rodajas, los champiñones los dejamos en trocitos pequeños, el pimiento verde igual y el tomate en trozos más grande. Echamos todo a la vez en aceite caliente y dejamos que se vaya haciendo. Se le puede añadir un chorro de vino blanco si queremos. Cuando la mezcla este bien pochada, habiendo añadido sal y pimienta, lo apartamos.

Por otro lado, hervimos agua y echamos los fideos, quitándo el agua del fuego. Removemos con un tenedor y lo dejamos unos 4 minutos. Escurrimos los fideos y los echamos a la mezcla para que coja el sabor. Y ya está. Tiene que quedar algo así:

Besitos.

3 comentarios:

margaly dijo...

oye, pues no tiene mala pinta eso, no ...

vienmay dijo...

Mala pinta, no tiene!
El que está para comérselo es Pablo! Este niño está enorme!
Hace ilusión verle así de grande, porque como le hemos visto nacer...
Te sigo leyendo aunque apenas comenté.

Tito Chinchan dijo...

Vienmay!!!!! Pero chiquilla, ¿como tu por aquí? Qué alegria (Margaly, no es que me no me alegre de verte a tí, pero a Vienmay hace un siglo que no se de ella).

La verdad es que está tremendísimo Pablo, de grande, de guapo y de bueno. Tendrías que ver como cuida de Carmen, ya hasta la levanta en brazos (cualquier día tenemos una catástrofe).

Un besazo a las dos.

Últimos comentarios

Archivo del blog