... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

2 de enero de 2010

Peces de comer y de los otros

Buenas,

el otro día me dijo Pablo una cosa que me dejó pensando. Resulta que trajo mi madre hace un tiempo de Perú una mantita pequeña que representaba un mercado. Mi madre es muy viajera, y tenemos la casa lleno de cosas de todas partes del mundo. Como Indiana Jones de andar por casa. El tema que la mantita tiene zanahorias, llamas, coles y peces. Mirándolo una de las múltiples veces que lo hacemos me dijo "eso es un pez de comer". Y le respondí que los peces no se tienen que comer, que tienen que nadar en el agua, y que nosotros no comemos peces. Y me contestó "estos son peces de comer, y luego están los que nadan, que son distintos, que los he visto en el cole". Me quedé muy pensativo, por un lado por que nunca habíamos hablado de esto. Y por otro lado, por el razonamiento al que había llegado. Curiosa mentirijilla, que seguramente le hayan contado las cuidadoras del comedor.

Por cierto, el otro día tenía fiebre el pobre (dijo la pediatra que seguramente tendría que volver a por antibióticos, que saldría por algún lado una infección, pero finalmente se quedó en dos días febriles y moquetiles) y fuimos a ver a mi querida pediatra preferida. Total, que le dije que Pablo pesa 18 kilos y no se podía creer semejante peso. Vamos, que no me dio la dosis para ese peso, por si nos pasábamos. Y es que el jodio no está nada gordo, pero tiene unas patas como columnas romanas.

Hablando de romanos, estuvimos antes de Navidad viendo un belén en Toledo. Uno gigantesco, que empieza con la preñez de la Virgen y termina en Egipto. Realmente impresionante, con un momento que casi me caigo al suelo de la risa, dado que salía la circuncisión, con los niños chillando y el de la cuchilla sacando pellejo para un bolso. Pero lo mejor de todo fueron unos pastores, que estaban comiendo ¡una parrillada de verduras!!! Aquí el documento gráfico:


Finalmente, hoy me ha dado mucha pena ir al Hipercor a por hamburguesas y salchichas. Tenían una gran cantidad de hamburguesas, todas ellas caducadas de hace un par de semanas. Espero que haya sido algo circunstancial, y que no retiren de los lineales estos productos. Que aunque escondidos, nos dan un poquito de visibilidad. Además de venirme teta de novicia, todo sea dicho.

Besitos.

2 comentarios:

elena dijo...

esa mini parrillada me ha matado!
¿cómo se encuentra ya Pablo?
besos family

manuuu dijo...

espero que no quiten los productos de tofu del hipercor.

la verdad que están cojonudos y le da un poco de presencia a la causa vegetariana. ya es bastante complicado encontrar un supermercado que venda productos de soja. biologicos, etc.

un saludo. me gusta mucho tu blog!!!

Últimos comentarios

Archivo del blog