... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

25 de noviembre de 2012

El big bang ... una mierda al lado de mi entrada triunfal a la casa de mi suegra

Buenas,

los informáticos vivimos en un mundo donde todo tiene solución. A falta de conocimientos, el amigo google está para ayudarte. En caso de no llegar, el reloj tiene 24 horas y dormir es algo accesorio. Si metes la pata, le das a control Z y mágicamente, todo vuelve a la normalidad. No me imagino teniendo que operar a alguien sin control Z "ummm, eso que me estorbaba y hemos tirado al gato era el hígado, picha huevo, picha huevo, mierda, no funciona ...." Pues eso, que en la vida real no hay vuelta atrás, es todo para delante y enmendar las cagadas.

Llego a casa de mi querida suegra y con los niños como locos por poner la chimenea. Bajo a por leña y cojo dos troncos enormes, que no les falte de ná a mis peques. Entro por la cocina y veo puesta la mosquitera. La retiro, paso a la cocina, me giro y noto que uno de los troncos, que los tenía los dos en la misma mano por cerrar la mosquitera, decide saltar. Diréis que un tronco no puede saltar, pero .... saltó con tan buena suerte que ¿donde cayo? Exacto, sobre una enorme mesa de cristal. Visto desde fuera debió ser muy cómico ver cómo explotaba en mil pedazitos diminutos una mesa, pero desde dentro de mis carnes sentí cómo me escurría y sólo tenía ganas de correr, escaparme a Francia y vivir el resto de mi vida como exiliado. Pena que no sepa francés, y esté muy gordo para correr. Una pequeña muestra del resultado de la caidita del tronco:

El cristal templado se rompe así, chicos
Ciertamente mi suegra no dijo nada, pero seguro que sacó la agenda y apunto "el gordo se ha cargado la mesa", que eso anula por lo menos un hijo. Dos pasos más así y, o tengo otro hijo que compense o riete tu de la furia de Rá.

Cambiando drásticamente de tema, el otro día en clase de Pilates pasé un momento de esos que tengo pocos en la vida. Fuí capaz de medio escandalizarme, medio quedarme perplejo. Me hago mayor, lo se. Llego al Pilates y se pone la profesora a decir que si venga, vamos a hacer abdominales como locos. Uno que es perro viejo, se queja y dice que estoy hay que hacerlo con más amor, que nos cuente antes algo, su fin de semana o lo que sea, que faltaba gente. Lo que haga falta por ahorrarme tres abominables de esas.

Así que nos contó su curso de fisioterápia ginecológica (tenía otro nombre más largo, pero se me ha olvidado). Dice que llegó allí y que las prácticas eran entre ellas mismas, así que, en pelotas y venga a meterse los dedicos unas a las otras a buscarse no se qué. Lectores, un señor de mi edad puede morir de escuchar esas historias, que nací viejo verde. Pero sigue con la historia y dice, "bueno, y había un chico, así que estuvimos tocándole la próstata". Arghhh, la próstata!!! y dice "yo me quedé sin próstata, que éramos muchas chicas y sólo un chico. Muhahahahaha, ya me la imaginaba metiéndome a una camilla a buscarme ese dichoso órgano que tanto rubor nos produce. Hemos llegado a la luna, y no somos capaces de evitar que nos metan un dedo por el ojete. Que esa es otra, a mi me metes un dedo por el ojal, y me giño vivo!!!

Ains, qué angustia, ese día el Pilates me sirvió para poco, pero me dió que pensar que la informática, por mucho que tenga Control Z, fue un gran error. Yo quiero ser fisioterapeuta de esos y hacer la fiesta del tacto genital femenino.

Besitos.

2 comentarios:

Morla de Luci dijo...

Todos queremos que ctrl z sea aplicable en la vida! http://youtu.be/ra-r1D5K3Qs

Maria Sevilla dijo...

Yo tb he visto troncoa saltar..es verdad !. En Navidad q traigan Los Reyes una poliza hogar..cubren todos los cristalea sin preguntar..si no le parece buena idea Ctrl Z..

Últimos comentarios

Archivo del blog