... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

8 de febrero de 2008

Marmite

Buenas,

hemos estado en la tienda de los productos ingleses, que van a tener que abrirnos cuenta de los palos que nos meten, los jodíos. Además de comprar los productos de costumbre, vease hamburguesa, lasaña, quorn y las bolas esas que pican que matarías por comer más, nos han regalado una bolsa de patatas fritas. Guau, vaya regalazo, eh. Tiene su explicación. La niña, buscando la palabra vegetarian (me encanta esta tienda) y encontró un bote de Marmite. Según nos ha contado el hiperexpresivo inglés (y cada día más grandote) eso, "o lo amas o lo odias". Es el poso de la levadura de cerveza, tras hacer la cerveza, y es una fuente de muchas vitaminas. La caña de España. Lo que más me llamó la atención que dijo que tenía vitamina B12. Tras una búsqueda, he visto que tiene B12 por que se lo añaden a porteriori. Y la verdad que las patatuelas no eran gran cosa. Ni las odio ni las amo, simplemente son normalitas.

Echaron ayer un documental en Telemadrid bastante interesante sobre nutrición. Obviamente no era un documental español, que ya sabéis lo que sabemos aquí de eso. Contaron cosas muy interesantes, y me jodió tener que acostarme sin saber si las dietas de desintoxicación valen para algo o no. Empezaron contando que el azúcar no provoca ansiedad en los niños, ni les vuelve más hiperactivos. Que eso es un mito. E hicieron un experimento muy simpático, haciendo dos fiestas, una con azucar y otra sin. Luego hicieron un experimento con un par de adolescentes, que se quedaban solos en casa y pasadas dos semanas, fueron a hacer una compra de verduras, por que sentían que su cuerpo estaba sucio de tantas cosas preparadas y mierdas por el estilo. Hablaron también que si cenas viendo la tele comes como un 66% más. Que el tomate es indispensable de comer a diario en buenas cantidades, por que lo que hace que sea rojo te pone más joven y te protege del sol. Luego iban a contar las cosas de las fresas y las bayas (no me molan nada), pero ya me acosté, así que no se si van bien para el cerebro o no. Podrían poner estos programas un pelín antes, que son interesantísimos!!!

Como comenté el otro día, y si no lo comento ahora y fuera, compré hace poco unos espaguetis integrales, así que paso a relataros mi primera experiencia con dicho producto.

Espaguetis con "¿que tengo en el frigo?"
  • Manojo de espaguetis integrales.
  • Una cebolla.
  • Un dado de ajo congelado (todo hogar debe tenerlos en su congelador)
  • Champiñones.
  • Un tomate.
¿Y donde está el salpimentado habitual? No hay, si comemos sanos, comemos sanos, pequeñuelos. En realidad se me olvidó, pero quedaron sabrosísimos, os lo prometo. Tengo que repetir la receta, por que estaban buenísimos. ¿Y la receta? Coña, cierto.

Cortamos finita la cebolla (no seáis rácano, una cebolla gorda cuan calabaza) y la sofreimos junto con el ajo. Entre tanto, limpiamos los champiñones y los cortamos en 8 cachos, rollo artístico. Cuando este pochadita la cebolla, añadimos los champiñones y bajamos el fuego para que no se quemen. Pelamos el tomate (no cuesta nada y se come mucho mejor), lo troceamos y lo añadimos para que se coccione (palabro) junto a los champis. Cuando esté reducido a su mínima expresión, añadimos los espaguetis (cocidos, no los echéis duros, que el sistema digestivo tiene principio y fin y lo recordareis), removemos para mezclarlo y listo. Yo corté los espaguetis en lo que removía para que fuesen más manejables.

Y eso es todo.

Besitos.

*** La tribu del tofu ***

Buenas,

dado que Carmen viene ya corre que te corre, he decidido que la sección pasa a llamarse de otro modo, que Pablista estaba bien, pero ahora se queda corto. Empezaremos con este y ya veré cual me gusta más. Sobre Carmen poca cosa, sigue ahí metidita, se mueve más bien poco por que no cabe, y cuando se mueve parece la peli esa de "Temblores" bajo la barriga de la niña (a la que pasaremos a denominar de otro modo en breve).

Por otra parte, hemos creado un monstruo con Pablo, que ya nos empieza a asustar. Os cuento y me decís que os parece. Algunos nos han dicho que es explotación infantil, pero es él el que lo hace por sí solo.

Llegamos a casa, se sienta en la escalera para que le quites los zapatos, mientras dice el nombre de los que llevan puestos los zapatos. Se va al armario, tras quitarse el abrigo, para que lo cuelgues de la percha. Si vienen invitados (o directamente mi madre), les explica (con gestos) donde se dejan los zapatos y donde los abrigos.

Pablo saca la lavadora, y la pone también. ¿No os lo creeis? Mejor, así no nos denunciáis. Tu le dices el montón de ropa que hay que poner, él la coge y la mete en la lavadora. Incluso gira la ruleta para elegir el programa (esto estamos en pruebas aún). Cuando termina, tu te vas al tendedero y él te va trayendo (arrastrando por el suelo a veces, hay que perfeccionarlo) la ropa. Incluso los calcetines los cuelga él. Con el lavavajillas trata de sacar los platos, pero tratamos que no lo haga. Bueno, si en la mesa ve que se ha quedado un plato o un vaso, raudo a llevarlo a la cocina. Y que se te ocurra llevarlo tu, que monta un pollo que te cagas.

Ayer por la noche. Le digo que recoja los juguetes. Prefiere colocarse en los brazos unas cosas de gomas espuma y correr por la habitación. Al final los medio coloca. En lo que lo apaño yo todo, le veo que se sienta en la alfombra, se quita los pantalones, el body (con pelín de ayuda), los calcetines y el pañal. Coge el pañal, se va al cuarto de baño, da la luz, abre la puerta, saca la papelera, pisa con el pie, tira el pañal, sale del baño, cierra la puerta y apaga la luz. Luego llevó su ropa al cesto que tenemos en la habitación. Gracias a Dios la niña le dio unos calcetines suyos y se los pasó por la entrepierna (casi morimos de la risa) antes de tirarlos en el lado de la cama de ella. Vino a decir, cada uno lo suyo, no tengas morro.

Dios santo, hemos creado a un monstruo!!!!!

Besitos.

P.D: Todo lo que os he contado es verdad. Lo que pasa que no os cuento las "otras cosas", como cuando se escapa con los congelados, o se quita el pañal para mearse en el parqué. Si no hiciera eso, pensaría que tenemos un señor con bigote en casa. Me le como y no lo cago, que rico!!!
P.D.2: Obviamente, todas esas cosas se las ha enseñado la niña (salvo lo de los zapatos). Mi contribución es otra ;-)
P.D.3: Cuando tenga 15 años me dirá que no hace nada en casa por que ya lo hizo de bebé, que será cuando saque la vara de crujir lomos a adolescentes.

4 comentarios:

margaly dijo...

juaaassssssss me encantaria ver la cara de Palo cuando aprenda a leer y entre a ver tu blog. :p

margaly dijo...

uyysss, de Palo no, de Pablo, jajajaja

Aramys dijo...

jajjamadre mía, el mío no hacía tantas cosas con esa edad! ahora me las veo y deseo para que ponga la mesa y solo tiene 5 años! Eres un crack de papi, se te cae la baba!como nos gusta que nos cuentes estas cosas!

saludos!

Tania dijo...

"P.D.3: Cuando tenga 15 años me dirá que no hace nada en casa por que ya lo hizo de bebé"

Jajajaja! Yo no dejaría eso por escrito, no le des ideas!!

Últimos comentarios

Archivo del blog