... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

8 de abril de 2008

Vuelven las vacas locas

Buenas,

como lo leéis, vuelve la crisis de las vacas locas. Según se puede leer en muchos periódicos, han muerto dos personas, una por viajar a Inglaterra y la otra por comer sesos. Al parecer, ambas se contagiaron antes que las medidas del gobierno se pusieran en funcionamiento, que el tiempo de incubación es muy largo, por lo que se puede estar medio tranquilo. Medio tranquilo por que si la comiste hace unos años puede que la tengas latente. A lo que iba.

Según estaban contando la noticia, me ha resultado muy violento lo que decían y cómo lo decían. En mi mundo la gente no come sesos, más que en las películas de zombis. Es más, no hay ministras que digan que se puede hacer caldo con la médula de un cerdo, ni hay ministros que emulen a Fraga en Palomares y se coman una vaca a bocados. Por eso, noticias como la de hoy me pone bastante triste, dado que no termino de concebir que la gente siga comiendo animales. Y mira que lo veo a diario, pero no se, que ya lo digan por la radio me ha resultado escandaloso. Será que me hago viejo.

Al hilo de lo que comentamos, ayer me pasó algo similar durante la comida. Un compañero explicaba que él compraba carne ecológica, y no es que me sentara mal, si no que me resulto violento. Violento estar escuchando cómo se mata a una vaca y cómo se come la susodicha. Por cierto, contaron una cosa que me pareció interesante. Al parecer, a raiz de las vacas locas, se prohibió echar las vacas muertas al prado para que se las coman los buitres. Esto ha traído como consecuencia que los buitres se mueran de hambre, dado que la población era mucho mayor que los cadáveres que pueden encontrar por sí solos. Es decir, para evitar que se propague la enfermedad de las vacas locas, se merma un colectivo que de por sí no debería crecer dado que se le alimentaba artificialmente. Lo que más me chocó de toda la historia es que al parecer los ganaderos tienen que pagar por res muerta a una empresa para que esta incinere los restos. Pues esta empresa, en vez de incinerarlo, lo que hace es machacar las vacas, para sacar una harina con la que se alimenta a su vez a otros animales, como las truchas. Luego nos quejamos de los males que tenemos, si es que los vamos buscando.

La tribu del tofu

Tornando hacia temas infinitamente más alegres, Carmen ha cumplido ya su primer mes de vida. Esta muy despierta y divertida, aunque llora bastante por culpa de los gases y de ¡los dos dientes que le están saliendo! Desde que nació parecían cuajados tres dientecillos, pero es que dos se convierten en realidad. Por suerte nos ha explicado la pediatra on-line que no nos preocupemos, que los lactantes ponen la lengua entre la mandíbula inferior y el pezón, con lo que no muerden.

Según mediciones propias, Carmen pesa 4,300 y Pablo 14,850 (y mide 90 centímetros). Según la doctora, Carmen pesa 4.180, por aquello del factor báscula, supongo. El caso es que están los dos estupendamente. Ayer me pasó una cosa super tierna con el peque. Los lunes yo tengo que ir a entrenar a los chavales, con lo que estoy un ratito en casa. Llegué, y como estaba la abuela, me hizo poquito caso. Cuando llegó la hora de irme, vino que no quería que me fuera. Me senté con él a explicarle y nada, abrazado que no quería irse. Total, que le dije "Pablo, ¿te has tomado todo el yogur?" Se le cambió la cara, echó a correr, se dió la vuelta, se me tiró encima, me dió un abrazo y un beso y se fue con el yogur. No se si pensar que le gusta más el yogur que yo, o que las penas con yogur son menos, je, je.

Para ir finiquitando, os cuento la anécdota del otro día con un pediatra. Resulta que los del seguro nos regalaban unas ecografías por el nacimiento de Carmen, para ver que tal está y detectar posibles problemas. Total, que tras hora y media, pues estábamos algo hartos de pruebas, y nos tocaba ya el pediatra. Un señor mayor, mentor de nuestra pediatra on-line, revisó el historial del medio calabacín y vió que era vegetariana. Preguntó que si era vegana, y que si lo fuese la iba a regañar, por que los bebés necesitan proteinas para crecer. Hicimos caso omiso del comentario y siguió la revisión. Como no se había quedado contento con el comentario, al rato aseveró que yo no sería vegetariano. Cuando le dije que no comía ni huevos le pareció que escondo el fuet bajo el colchón. Pero tampoco dijimos nada. Ya al final, cuando casi nos íbamos, nos dijo que Pablo si que comería carne, como muy alarmado. Cuando le dijimos que no, nos dijo que eso era por que él no era su pediatra, que si no.

Ciertamente me quedé con las ganas de sentarme allí con él a que me explicara el porqué de las necesidades que Pablo coma "carne", dado que no me quedan nada claras. Pero como estábamos hartos, el pediatra era harto simpático y no me apetece debatir con todo el mundo, ahí quedó la cosa. Estoy por pedir cita con él sólo para este tema, no dio más.

Besitos.

5 comentarios:

megari dijo...

Hola!

Madre mía, qué precoz! Con dientecillos ya!
Dile a la Niña que no se preocupe por los dientes de la peque. Yo sigo dándole teta a mi chico y tiene ya ocho dientes y dos muelas, además de casi 17 meses, jejeje. No me ha mordido nunca queriendo, pero si se duerme mientras toma pecho, po suele apretar la mandíbula sin querer. Pero como todo es desde el ¨ämol¨, se lo perdono.

Felididades con retrasos a todos los cumpleañeros.

Saludos

megari dijo...

Se me olvidaba, con respecto a lo de las vacas locas, me viene a la memoria una viñeta que salió en El País hace unos años sobre ese tema, en la que salía una vaca que decía:¨La mierda que nos disteis de comer ya ha llegado a vuestros platos¨

Más saludos

megari dijo...

Ofú, qué torpe! Se me olvidó decir que la viñeta era de El Roto.

@ngelito dijo...

Me parece patético que haya pediatras tan ignorantes y cerrados.

La carne no aporta nada que en el mundo vegetal no puedas encontrar, salvo la vitamina B12, que la puedes tomar a modo de pastillas, si es que no tomas huevos ni lácteos, como es mi caso. Ya que la B12 que hay en el mundo vegetal no es del todo aprovechable como la que hay en la carne. De ahí que mucha gente como yo tome vitamina B12 a parte.

No hagas caso de los comentarios de ese personaje. Nadie puede obligar a tu hijo a comer lo que no quierer, solo vosotros mismos con una buena información nutricional. Creo que lo estáis llevando genial y sabéis perfectamente como alimentar a vuestro peque.

Enhorabuena por ello y que sigáis así de felices.

Saludos

Almudena Vélez Márquez dijo...

Hola, llego muy tarde después de la publicación. Pero quiero discrepar en cuanto a que se alimentaba a un colectivo (los buitres) artificialmente, que no debería de crecer. Los buitres se han alimentado toda la vida de animales muertos, tanto domésticos como no domésticos, y su población creció de acuerdo a esta oferta en la naturaleza. El problema es que antiguamente las vacas, ovejas, cabras.... pastaban todo el día en el campo y como mucho se recogían por la noche, por lo que los buitres podían dar buena cuenta de ellas sin problemas. En el sistema ganadero actual estos animales se pasan hacinados en grandes naves la mayor parte del día, por lo que el ganadero tiene que echar la carne al monte y eso es lo que se prohibió (una gran tontería porque el virus de las vacas locas no se transmite a las aves). De esta forma, la demanda se hizo mucho más grande que la oferta, con lo que los pobres buitres estaban enmallados y empezaron a comer algo más que cadáveres: vacas moribundas o dando a luz o animales muy jóvenes, vivos. Afortunadamente, y por lo menos en Andalucía, se ha abierto la veda, y se pueden depositar esos productos cárnicos en lugares cerrados donde solo pueden entrar aves, se llaman muladares, que es un sitio de alimentación artificial o suplementaria para carroñeros.

Últimos comentarios