... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

17 de agosto de 2009

Una semana sin peques

Buenas,

ayer dejamos a los peques en casa de mi suegra y nos vinimos para casa, con una mezcla de liberación y nostalgia. La guarde se ha terminado, y las vacaciones para nosotros aún no han llegado, con lo que no había otra solución. Tengo que reconocer que, a pesar de que todo me recuerde a los peques (cenando hoy ha dicho el medio calabacín "pincha", y me he acordado de Carmen, que te da pellizquitos diciendo "pincha, pincha, pincha"), no viene nada mal como pareja una descarga de responsabilidades como esta.

Para empezar, poder decidir a qué hora te acuestas, si te apetece tomarte un copazo en casa, o como quieres gestionar una noche, aunque al día siguiente tengas que ir a trabajar. Ayer subí en lamentable estado a dormir, cosa que hacía años que no me pasaba. No es que me amorrase a la botella hasta que quedase más seca que la mojama, pero como habitualmente no bebo, pues con una copita de vodka la cama me daba unas pocas de vueltas. Me hago viejuno, ciertamente.

Hoy hemos cumplido una "tontería" que teníamos pendiente hace mucho tiempo. Siempre que volvemos "del pueblo" por la noche, pasamos por un bar de la zona industrial que se llama "Galufo", y siempre hacemos el mismo chiste. "Les dejamos en el coche con el escucha y nos vamos a tomar una cerveza". Bueno, pues hoy hemos ido a tomarnosla, y de paso cenar. Nos ha sorprendio gratisimamente el local, con un camarero típico de bar de desayunos, pero con un ambiente de local de copas para parejas de cierta edad. Ha sido estupendo, y nos ha salido más barato que la actividad anterior.

Y es que antes hemos ido al cine. Y no me extraña que digan que está en crisis, dado que nos hemos dejado 25 lereles entre las entradas, unas palomitas y un par de refrescos. Y todo para estar en una butaca incómoda, con gente alrededor que hacía ruido (ni más ni menos que el que habremos hecho nosotros), y con una pantalal y un sonido que no justifican para nada el precio. Por suerte, lo hemos pasado en grande viendo la última de Harry Potter. Ahora debería estar escribiendo una crítica como antaño, pero tengo poca motivación, y me hace más gracia contarlo aquí. La película fenomenal, muy entretenida y emotiva. No es de esas que sales con el regusto amargo de "era mejor el libro", dado que le han dado una forma sufiencientemente de entidad para que no lo añores. Incluso en algunos momentos creo que la simplificación ha mejorado el producto original. A destacar la fotografía, con unos colores muy apagados, una atmósfera un poco asfixiante, jugando con muy poca luz. Si, me ha gustado. Y la parte de amoríos adolescentes de los de antes (ahora el romanticismo ha derivado creo que en otras cosas), con sus celos y sus hormonas flotando, muy adecuada. En resumen, recomendable, máxime si eres fan de la saga.

Y mañana a ver la exposición de Annie Levobith (como se escriba), y a cenar a un vegetariano oriental que hay por la zona. Con remordimientos, claro, pero tampoco excesivos, je, je.

Por cierto, lo único que me separa de un portatil de esos muy pequeñitos y baratos es que no se para qué lo quiero ;-)

Besitos.

4 comentarios:

Zarpita dijo...

Hola Javi, soy una “lectora en silencio” de tu blog que hoy ha dicho ¡¡¡Que leñes!!! ¡¡¡Me voy a manifestar!!! No es que tenga mucho para decir, pues desde que fui mamá ya tengo la neurona achicharrada como para pensar mucho, pero si quiero decir (Y no es por peloteo) que me encanta tu blog, me gusta tu estilo de escribir y me río mucho, que eso ya es importante!!! Y además me gusta saber todo lo que va pasando con tus pequeños Pablo y Carmen, que me parecen hinchantes y con tu “medio calabacín” asi que na, solo eso.
Sobre el portátil pequeño y barato, me encuentro en tu misma situación…¿Para qué lo podría querer yo? Pero es que me encantan…a ver si se me ocurre alguna cosa que lo haga imprescindible…
Besos!

margaly dijo...

bueno, un relax nunca viene mal, aunque seguramente estes pensando en ellos todo el dia.
A disfrutar de estos dias guapos, que falta os hace.

iñi dijo...

Ole tús y los tuyos.

Saludos capitan....

iñi dijo...

Hola,
Comentar que los portatiles pequeños y con unos buenos altavoces, te servirían y os servirián perfectamente como una cadena musical de última generación...( los nuevos modelos normales cuestan alrededor de 1000 euros, y no son más que ordenadores mini/CADENAS pero rediseñados para música).

SALUDOS Y SUERTE PARA EL COMIENZO DE SEPTIEMBRE A TODOS/AS.

Últimos comentarios

Archivo del blog