... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

15 de junio de 2010

Habemus camara


Buenas,

el otro día el perrito hucha sufrió un pequeño ataque trasero, perdiendo amén de su honra, 25 leuros en moneditas diminutas. Hasta monedas de 20 duros salieron del susodicho. ¿Para qué fin oscuro realizamos dicho acto tan impuro? Para comprarle una cámara al señor P, que tiene mucha afición a hacer fotos. Una dura pelea entre Pablo y "Quiero una para meterla en la piscina" y padre "Quiero ese modelo retro". La mierdalvendedor se puso de lado de los cuatro años y me quedé, por segunda vez en mi vida, sin una Pentax. Juro que nunca más volveré a pasar por este trance, por lo menos hasta la próxima vez que lo pase.

Un minuto de silencio por la memoria de perrito hucha, que no ha levantado cabeza después del ataque. Aprovecho el inciso para cogerme una cervecica con limón, que estas emotividades me dan sed.

Por cierto, el otro día fui a la farmacia a por una pasta de dientes blanqueadora, dado que como siempre me ha dicho mi padre "Tienes los dientes amarillos como los burros". Bien le podría decir ahora que por lo menos no los guardo por la noche en un vaso, pero, mejor no tentar a la suerte, que voy por el mismo camino. Total, que le pido una pasta blanqueadora y cuando me la va a cobrar le pregunto si eso funciona, me mira como el señor Eastwood, y me dice "No, sólo funciona el laser". Pues señor de la farmacia que no sabía que era una gemelera (debería tener el hombre un estanco, por que de farmacia, poca leche), la pasta blanqueadora funciona!!! No es que tenga los dientes de Morgan Freeman en una noche cerrada, haciendo de faro para los barcos que pasan por el Estrecho de Gibraltar, pero es notable la diferencia. Qué cosas.

Hoy no traigo temas verdes, más allá que le ha hecho cosquillas el frutero a Carmen con las hojas de la zanahoria y casi se mea de la risa. Luego le preguntaba que si le cortaba las hojas que le atacaban y le decía "Si, si, si". Creo que estamos criando una sádica. Lo que quería contar es una anecdotilla con Pablo del otro día. Salimos del cole, y nos vamos al sofá de casa a comer y ver unos dibus. Le veo que se va a quitar el abrigo, al estilo Pablo, que sólo le falta una musica sensual y un grupo de desarboladas señoras pidiendo hortalizas, y le digo "Pablo, ni se te ocurra tirarlo, dejalo en el brazo (del sofá)". Y me le veo que se enrolla el abrigo al brazo, se sienta en un ladico del sofá, con las piernas juntas, cuan Paco Martínez Soria llegado a la ciudad con la boina a rosca y me dice "Papa, ¿me tengo que quedar así?". Jajajajaja, me muero con él, y lo bueno que es.

Ahora le tengo dicho que si me suena el móvil (estoy de guardia) o el despertador de la siesta, que me tiene que despertar como sea. Y que si me enfado con él, que le tengo que dar dos moneditas de chocolate. Así que en cuanto suena, me le veo corriendo a saltarme encima en zona central con el fin de la obtención del cacao, a pesar del coste en años de vida de su progenitor. Cria cuervos, que tendrás muchos.

Besitos.

2 comentarios:

rotskull dijo...

Yo también tengo los dientes amarillos y no porque los descuide, pero nacieron así, cuando empecé a perder los dientes de leche y me salieron los definitivos mi padre aprovechó una visita al dentista para preguntarle preocupado "¿por qué le salen los dientes amarillos a mi hijo?" a lo que el dentista le miró con cara de este es el menor de los problemas de salud que pueda tener tu hijo a la vez que decía "unos nacen con los ojos azules y otros con ojos marrones...".

A todo esto, si de verdad funciona el dentífrico blanqueador, me interesa saber la marca.

Tito Chinchan dijo...

Buenas,

el blanqueante es de Lacer, y yo creo que si aclara los dientes. Creo que costaba cuatro euros y era un bote enorme, por que estaba en oferta. Pruebalo a ver que tal te va y nos cuentas.

No sabía que lo de los dientes blancos o de otras tonalidades era también por genética. Ciertamente, la calidad del diente si que influye, como tengas un diente malo, da igual lo que hagas, se caen.

Besitos.

Últimos comentarios

Archivo del blog