... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

11 de agosto de 2006

Falafel


Buenas,

hoy os traigo un alimento a vuestros monitores que, en caso de desconocerlo, seguro que pasará a ocupar un lugar preferente en vuestra alimentación, el falafel. Los falafeles son una especie de albóndigas crujientes hechas básicamente de garbanzos machacados con perejil y ajo. Originariamente son del Medio Oriente (así, en genérico) y se pueden hacer de habas o de garbanzos. En España, dado que las conocemos por los restaurantes árabas, turcos, azerbayanos, etc, pues sólo probamos las de garbanzos.

Ni que decir tiene que como alimento vegetariano es la caña. Para empezar está hecho de legumbres, que según no se donde hay que comerlas 3 veces por semana. Es un preparado de comida rápida, lo que te permite integrarte con el resto de la sociedad y poder comer en grasientos lugares donde se reunen en manada el resto de humanos a saciar su hambre. Es una cosa bastante sana, dado que se suele poner con su ensaladita alrededor que siempre viene bien. Y está cojonuda, otro punto más a su favor.

Se sirve de dos modos (en restaurante) o en plato o en pita. En plato es una cama de lechuga y tomate, con las bolas por encima y las dos salsas que ponen, de yogur y de tomate. Si es un sitio más fino, incluso le añaden hummus y otras cremas. En pita es todo lo anterior (incluso el hummus) en una especie de bocadillo-bolso muy finito. Yo lo prefiero del modo 2, dado que de esta manera te puedes pringar hasta los codos de salsa, que siempre queda fino.

Para terminar, os voy a contar mi primera vez (con lo falafeles, marranos). Estaba yo en Granada, por aquel lejao año que no recuerdo ahora con más hambre que el perro de un ciego. Conocía la existencia de restaurantes árabes de bocadillos, pero la sola visión de los trozos de carne ensartados en un palo dando vueltas me tiraba para atrás. Pero como no había nada más, detuve mis pasos y miré el menú. Falafel, bocadillo vegetariano, ponía en el cartel. Vi el tipo de bocadillo que era y me pareció que estaba rebozado, así que le dije a la vendedora que me lo pusiera pero sin las pelotillas esas, sólo la ensalda dentro. Tras un buen rato de discursión, me convenció que eso no se rebozaba y me explicó como lo hacía. Desde luego la venta le costó un buen rato, pero al final no me comí uno, si no dos. Que ricos!!!!! Desde ese día, los falafeles son mis fieles amantes.

Para terminar de verdad, dos apuntes. No todos los falafeles son iguales ni mucho menos. Los buenos son los pequeñitos, oscuros y que crujen al morderlos. Y no os preocupeis por que veais que están congelados, es que es la mejor forma para que queden crujientes por fuera y blandos por dentro. La otra cosa es que los falafeles de La sirena son cojonudos!!!!! Ah, y otro apunte, esto se sirve con dos salsas, una de yogur y otra de tomate picante.

Besitos.

P.D: Que batiburrilo de cosas.

***** Información para Pablistas *****

Buenas,

una hora de siesta nos echamos ayer pequeñito y yo. El subido en mi pecho, mirando al frente. Y sin que se me cayese ni le despertase yo. Que alegría más grande.

Besitos.

4 comentarios:

Lía dijo...

Yo también descubrí los falafels en Granada ;)

Anónimo dijo...

Hola!
yo los probé por primera vez en el Arabian, en Madrid, y me dije "no los vuelvo a probar nunca"
No me gustaron nada

Luego, en algún otro sitio, les he dado una nueva oportunidad, y me han gustado más, pero un poco más.
Total, que me temo que no prepararé esta receta.

Besis,
JL.

Vienmay dijo...

Pues a mí me chiflan, de hecho cuando los preparo hago para un regimiento, y luego lo congelo... lo malo es que en mi casa también les gustan... y claro... toca compartir!!!
Un besote

Anónimo dijo...

Hice falafels un día pero mi sorpresa cuando me puse a freírlos aquello empezó a saltar que tuve que taparlos con una tapadera, la próxima vez los compraré hechos a ver que tal.
Besitos Eva.

Últimos comentarios

Archivo del blog