... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

12 de febrero de 2007

Crisis y tahina

Buenas,

estaba haciendo hoy un repaso sobre mis blogs, que como sabeis no son pocos, y me he dado cuenta que este está atravesando una pequeña crisis. ¿Qué quiere decir esto? Pues que hace un tiempo ya que me cuesta horrores sacar algún tema que contar. Y me jode sobremanera, dado que tiene un montón de lectores, bastante fieles además. Pero es que no se qué contar. Además, me parece que su sentido original ha derivado tantísimo que ha perdido algo de significado, para convertirse en un rincón de chascarrillos y similares.

Hoy estaba dando el repaso a los blogs por que estaba metiéndolos en un ranking de blog en español que está muy chulo. Está bien por el tema de alimentar el ego, y también por que te da una serie de datos que siempre son curiosos. Y a mí eso de los datos curiosos me pone las piernas flojas, son mi debilidad. Bueno, pues he decidido que este blog no va a estar ahí dentro, que esto es algo bastante personal y que no quiero mezclarlo más con el resto. No se como lo voy a hacer, pero algo haré. Me parece que este blog tiene un público muy cercano, que me apetece seguir teniéndolo, pero no aumentarlo mediante publicidad ni nada de eso. Que el que llegue a él lo haga por que le interese de verdad.

En fin, tras el rollazo del día, que mañana se me olvidará y me daré de alta en eso del ranking, os voy a dar dos apuntes sobre la Tahina, que la verdad se poco sobre ella.

La tahina es una pasta de semillas de sésamo machacadas., bien con cáscara o sin ella. La de cáscara tiene un sabor más basto que la otra, aunque nutricionalmente es mejor. Es muy rica en calcio, como lo es el sésamo en semilla, que se dice que es lo único sano que hay en una hamburguesa. Yo la verdad que lo uso poco, dado que sólo lo empleo para el Hummus y como hay que comprar un bote muy grande, suelo prescindir de él. Hay gente que lo toma en tostadas, pero a mí me parece que tiene un sabor demasiado basta para mi selecto paladar. De la receta del humus no me acuerdo ahora, así que no os la doy. Además, así tengo tema para mañana, ja, ja, ja.

Besitos.

P.D: El festival del humor continúa con Ramiro y sus carpetas, leanló y mondensé de risa!!!

*** Información para Pablistas ***

Buenas,

pequeñito oficialmente se ha convertido en un suicida con patas y pañal. Ha aprendido a trepar por el sofá este fin de semana, y no sólo eso, sino que ha decidido que una vez lograda dicha proeza, lo mejor es tirarse desde lo más alto al suelo. Hasta que se de el primer esmorrao y se nos abra la crisma no va a parar el jodio. Y es que no para quieto, que mostruito está hecho. Y cada vez más y más guapo, lo que me hace pensar que mi genética es más debil que la de la niña, dado que es una preciosidad.

Por lo demás todo muy bien, ahora no sabemos por qué se despierta por las mañanas llorando, como medio dormido. Está algo memito a lo largo del dia, como que necesita más atenciones que antes, pero nada grave. Cuando eso sea insoportable le mandamos al internado y todo resuelto ;-)

Besitos.

5 comentarios:

Júlia dijo...

La tahina viene en botes grandes, pero dura mucho en la nevera. El hummus sin tahina no es hummus...
Y otra cosa que puedes hacer con tahina (para gastar antes el bote) es paté de berenjenas. Se asa una berenjena en el horno (con piel y todo). Cuando está hecha se pela, se le quitan las semillas (si quieres) y se mezcla con un par de cucharadas de hummus, un ajo (o medio), una pizca de sal y aceite de oliva. Lo pasas por la batidora... y tienes "mutabal", que vendria a ser la versión berenjenil del hummus.

Lía dijo...

Yo al hummus simplemente le echo semillas tostadas de sésamo pues como dices los botes de tahina son demasiado grandes.
oh! el mutabal está buenísimo también ;)

Irantzu dijo...

No conocía la Tahína ni de nombre, pensé que era nombre de mujer... :-P
Enséñale a Pablete a bajar del sofá! Cuando el peque empezó con esas habilidades circenses le dije al padre "que vamos a hacer si se tira de cabeza?" y él tan tranquilamente me dijo "antes que eso, enseñemosle a bajarse", y entonces figuraba yo gateando como el peque, subiendome al sofá como el peque y diciendole "y mira, ahora me voy a bajar como te tienes que bajar tu"... y lo hacía y por imitación aprendió a hacerlo. Atención: esta técnica trae incluída muchos intentos de rebeldía por parte del menor en cuestión que durante varios días seguirá intentando bajarse de la manera divertida, y no como mamá le está enseñando... jaja. ;-)
Pd.(Sobre el blog, hazlo como quieras, pero sigue escribiendo!)

Anónimo dijo...

Hola
Escribo para decir que tengo experiencia en la cocina árabe y que para aquellos que les resulte imposible encontrar la tahina, o que con la crisis les resulte caro, pueden hacer un experimento.
El truco es triturar el contenido de una bolsa de pipas (semillas de girasol) TOSTADAS, SALADAS y peladas con 3/4 vaso de aceite de girasol. Depende de las cantidades, pero si se sabe que textura y espesor o volatilidad que tiene la tahina, sólo hay que jugar con la cantidad de aceite hasta que quede igual.
Aseguro que hace falta entender muy mucho para darse cuenta de que no es sésamo.

Anónimo dijo...

Un inciso sobre el comentario de Júlia:
El hummus sin tahina sí que es hummus. Viví en Síria durante un par de años y allí hay hummus con y sin tahina.

... y en ambos casos, es una comida deliciosa.

Últimos comentarios

Archivo del blog