... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

3 de agosto de 2008

Adios al pañal!!!

Buenas,

como dice una canción "en el verano poco mancho el cuaderno". En mi caso, poco mancho el blog. Pero aprovechando que en domingo, que se está fresquito en la piscina, y que la tribu está mansa con la familia, voy a ver si os cuento las cosillas que nos han pasado.

Por un lado, el otro día fue mi cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos, cumpleaños feliz. Dado que soy una persona de aficiones, siempre es fácil regalarme cosas que pegan con mi afición del momento. En este caso na' menos que la fotografía, como ya os iré dejando nuevas muestras de mi "arte".

Hablando de temas más serios, hace tres noches le quitamos a Pablo el pañal definitivamente. Adios para siempre. Ya sólo lo manteníamos para dormir la siesta y por la noche, pero como nunca lo mojaba, pues fuera. Un problema menos. Ha controlado de maravilla los esfínteres este mocito desde el comienzo. Bueno, menos ayer que le dije que no le daba un yogurt y se fue a una esquina a mearse encima. Es la primera vez que lo hace, y espero que la última.

Esta semana pasada tuvimos un pequeño encontronazo en el parque con una abuela. Realmente no pasó nada, pero nos deja reflexiones interesantes. Estaba una abuela con su nieto, una pareja con su hija y el Pablo pululando por allí. La abuela sacó una bolsa enorme de gusanitos, y tanto el nieto con la niña se pusieron a comerselos. Pero cogiendo puñaos y metiéndoselos en la boca dándose golpes para que les entrasen en la boca. Un espectáculo realmente dantesco, dado que se les caían más de la mitad. Total, que la abuelita le ofreció a Pablo y este se acercó, metió la mano y se comió uno. Y así los fue cogiendo. Y la abuelita simpática hizo el comentario "Mira que niño más tímido, que los coge de uno en uno".

El comentario era bastante tibio, pero me sentó bastante malamente. Me dieron ganas de decirle "No es tímido, lo que pasa que es educado". Pero como había más niños metiendo la mano hasta el codo, pues me pareció que no se iba a entender correctamente el mensaje e iba a parecer una ofensa. Que por cierto, los padres dan con una alegría al resto de niños cosas de comer que dan un poco de susto. Tu imaginaté que haya algún niño celiaco que no pueda comer gusanitos. Y tienen que estar los padres detrás del niño continuamente para que otros padres no le den de comer.

Otra cosa que me sorprendió es que sacaron un bolsón de "chuches" y se pusieron los niños ciegos. Cuando digo ciegos, digo ciegos, dado que al final una niña tuvo que decirle a su madre, mirando con cara de asco la golosina, que la iba a tirar por que no podía más. Hombre, darle una golosina pues vale, pero es que no os imagináis las bolsas que se comieron, y eso que eran niños de dos años. Esto nos planteó otro dilema moral, ¿qué hacer cuando Pablo diga que quiere gominolas que sabemos que se hacen de huesos machacados?

Es un tema complejo. Por ahora no queremos que los coma, no por su origen, si no por ser un alimento bastante poco recomendable para los niños. Y después como dijo aquel ya veremos. Lo hablamos y creemos que le dejaremos que coma las chuches de los demás niños. Nos parece un poco fuerte privarle de comer las mismas guarrerías que los demás niños, pero eso claro, si algún dia se empeña en comerlas, que no tiene por qué.

Poco me inspira la piscina para contaros cosas. Pablo ahora está dejando el bibe de lado, y quiere desayunar en vaso. Es un proceso bastante natural de madurez, con lo que educar a Pablo nos está viniendo casi dado. A ver si con Carmen es tan sencillo.

Pues nada, os iba a hablar de un anuncio de la tele, que seguro que no os habéis fijado en una curiosidad que tiene, pero no me apetece buscarlo en el youtube. Otro día con más calma.

Besitos.

5 comentarios:

lolitapiopio dijo...

Que rapidito crecen estos niños...y que sencillo parece el dejar el pañal. A ver si cuando le toque a nuestro enano lo lleva igual de bien que Pablo.

:)

alba dijo...

tienes gominolas vegetales de la casa natursoy, están hechas con zumo de manzana y son bueníssssimas!son ositos de colores. También hay nubes y piruletas superbuenas. Prueba, le van a gustar tanto que no va a querer las de huesos machacados!
saludos
alba

Keira dijo...

¡Hola!
Te escribo para darte la enhorabuena por tu blog! De verdad que me he enganchado y... Llámame freaky pero me estoy leyendo tu blog desde el principio. Jamás he visto un blog que hable sobre el vegetarianismo con tal naturalidad, es más haciendo reír con esas situaciones que suelen provocarnos disgustos.

Es más, tu postura ante la educación de tus hijos marca un antes y un después en mi "¿qué haré cuando los tenga?"

Pero es que casualmente, de jovencita empecé a leer una página que me encantaba ya que parecía ser que tenía que ir dando explicaciones y argumentando a todo momento y esta me ayudaba mucho. Pues bien, acabo de descubrir que esa era tu página!

Un placer para mí reencontrarme con tus escritos por la red...

Saludos!

margaly dijo...

yo nunca he comprendido lo de dar de comer asi como asi. Con los perros pasa igual. Cuando paseas por un parque y te juntas con mas gente que lleva a sus perros, descubres que casi todos llevan galletitas o chuminadas en los bolsillos, y claro, los perros lo huelen y se acercan, entonces meten las manos en los bolsillos y les dan lo que lleven, asi, sin preguntar ni ná... claro, como solo son perros... y si a mi no me da la gana que coma de la mano de otro? ... en fin...

Pilipoles dijo...

Hola,
estoy buscando información sobre los niños y el vegetarianismo, porque mi hijo de 8 años ha decidido que quiere ser vegetariano. Es lo que tiene pasar el fin de semana en casa de un amigo nuestro que lo es. Y nosotros llevamos bastante tiempo dandole prioridad a las verduras en casa. El caso es que he aterrizado en tu blog y me ha encantado, lo de hacerse pis en una esquina para mostrar su enfado lo hace mi nano de 2 años. Pero en esto de las chuches y los parques te doy toda la razón, para escribir un libro con mis experiencias. Un ejemplo, mi hijo no tolera algún colorante o conservante ( no sabemos cuál) y cada vez que toma Trina, bollos industriales, chuches, etc se le suelta la tripa de inmediato para varios días. Pues un día en el parque la típica madre ( si esa que se queja porque su hijo/a no come después de comerse un bolsón de chuches) le ofrece a mi hijo un corazón recubierto de azúcar, cuándo se lo arranco de las manos y le recuerdo que eso él no lo puede comer, la señora se acerca y me dice que de que voy, que si las chuche que le ha dado no me parece lo suficientemente buena para mi hijo, que quién me creo que soy....
Ojos como platos se me pusieron y con las mismas me dí media vuelta y me fuí, porque la otra opción era... imagináte.
Un saludo, que vaya parrafada te he soltado así sin conocernos de nada....

Últimos comentarios

Archivo del blog