... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

30 de junio de 2009

Una de manitas

Buenas,

hoy quería compartir con vosotros las manitas de los peques. Es un tema fascinamente mirar como una manitas regordetas, de deditos cortos y rechonchos, funcionan. Como meticulosamente cogen cositas diminutas del suelo, abren botellas o simplemente te cogen los pelillos de las patas cuando le das el biberón, jajaja.

Aquí a la derecha tenemos a Carmen comiendo sandía. Con Pablo cometimos el error de darle la fruta sólo en puré y muy pocas veces entera. Ahora no hay quien consiga que coma melón o sandía. Pero con Carmen no tropezamos de nuevo, y alegría comedora de frutas. Y por ahora se la damos troceada, pero en dos días se coge el cuchillo, se sienta mano a mano con la sandía y escupe de colmillo las pepitas a que resuenen contra la escupidera. Da gloria verla comer ella solita. Ale, ya me he emocionado. Si que estamos buenos.

A la izquierda otro tipo de manitas. Ya más estilizadas, más hábiles. Lástima de uñas inexistentes, pero no va a ser perfecto el mozo. Ayer estuvimos comprando un juguete educativo para las tardes de canícula (que no Calígula) y le gustó uno de equilibrio y pensar. Es un delfín de madera panza arriba sobre el que se ponen cilindros de 3 radios diferentes. La idea es que no se caigan cuando los pones tu. No imaginaba que Pablo fuese tan mañoso, hasta el punto de ganarnos. Y eso que yo no dejo ganar ni a Dios que me me lo pidiera de rodillas. Pues el mamonazo este me ganó ayer, je, je.

El juguete la verdad que nos costó bastante caro (a mi modo de ver) pero merece la pena. Es de calidad, incluso la caja para guardarlo. Ya veremos cuando Carmen lo vea si es de tanta calidad como parece.

Besitos.

1 comentario:

Fiore y Jata dijo...

Las fotos son preciosas.

Nuestro niño,dos años y medio, también tenía que tener algún defectillo y se muerde las uñas a la mínima que se aburre. últimamente, parece que lo hace menos, o eso o que ya no le queda que comer.

Saludos

Últimos comentarios