... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

6 de octubre de 2009

Primer día de predeportiva

Buenas,

hoy tampoco ha sido el día, y no nos cogen el teléfono en el cole. El medio calabacín ya cree que nos huyen. Mañana iré al cole antes de que cierren, a ver si veo a la directora. El tema se alarga, y es que nos cuestan 18 leuros cada día que Pablo come en casa, comida aparte. En fin, es lo que tienen los principios.

Hablando de principios, hoy ha sido su primer día de predeportiva. Es una actividad deportiva, que hacen los clubes del municipio, para que los peques hagan deporte. Está muy bien, dado que en invierno cuesta mucho hacer un poco de ejercicio. Total, que subíamos hoy y me decía Pablo que si no quería, que si le iban a hacer daño, etc. En cuanto ha visto que eso estaba lleno de niños, se ha ido animando, y al final se lo ha pasado teta.

Han jugado a multitud de actividades con aros, y me ha encantado ver que Pablo es de los más coordinados, y eso que era de los más peques. En algo tenía que salir al padre. Dos cosas han sido reseñables. Primero lo obediente que es, dado que hacía el ejercicio que le mandaban. El resto tiraban el aro, se iban por ahí, etc. Pablo prestaba atención, y a la primera lo cogía. Muertecico me he quedado viéndole meterse por el aro en movimiento. Si tengo que hacer eso, dejo un socavón en el suelo que tienen que remodelar el pabellón. Y lo segundo es que no se corta ante nadie. Ya le pasó en un cumple que estuvo hace poco, que le cascó a uno de 5 años. Pues hoy, casi lo mismo. El ejercicio era meterse en un aro, cado uno en uno. Y uno más grande ha intentado meterse donde estaba él, y se ha puesto cabezota, y ahí no ha entrado ni pelo de bigote de puber. Con dos narices.

Cambiando el tercio, el otro día compramos seitán para hacer los San Chinchanes. Y nos pareció caró, así que he buscado la receta hoy para hacer yo mi seitán. El resultado ha sido Kevin, que no le he hecho fotos por ser menor. Una masa cerebral, con olor a salsa de soja, que ha conseguido manchar toda la cocina en profundidad. Como habrá sido, que ni con la scottex salía la mierda el gluten, o lo que sea eso blanco. Que horror. Y todo para que esté para perros (con perdón de los mismos). Lo peor es que es la segunda vez que me ha pasado esto, que cuando empecé en el vegetarianismo, también lo hice, e igual de mal. Quizá mañana me coma el post, por que esté delicioso, pero si es verdad eso que la comida entra por los ojos, esta entra con mal pie.

Besitos.

3 comentarios:

Idoiusky dijo...

Hola!

Pues yo probé una vez a preparar el seitán casero y me salió bastante bien. La receta la cogí de "eldelantalverde" y lo único reseñable es que se gasta mucha agua y no veas lo que fastidia.

SuperPatri dijo...

Buenas!
Yo también probé a elaborar mi propio seitán y coincido en casi todo: la cocina se pone perdida, se gasta muchísima agua... pero muy asqueroso tampoco quedó, bueno, ni exquisito, pero se dejaba comer en guisos y mezclado con ingredientes en pastas y arroces.
Supongo que nos tocará seguir pagando lo que cuesta en herbolarios y grandes superficies.
Besete!

iruneh dijo...

partiendo de que cosas tan sencillas como el arroz y la pasta me quedan como un engrudo horrible que no hay quien lo coma... me tendré que conformar con comprar el seitán "prefabricado" y sentir una envidia enorme de los que os apañais tan bien :D

Suerte con el comedor del nene!

Últimos comentarios

Archivo del blog