... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

19 de febrero de 2010

Unas anecdotillas


Buenas,

estaba esperando en la guarde a que saliera Carmen, cuando vino una de las profesoras con otra niña. Y le dijo "Hoy fulanita ha hecho una caca enorme en el orinal. Figurate si era grande, que se ha levantado, la ha visto, y se ha puesto a llorar". De este momento me quedo con varias reflexiones. Para empezar, ¿pensaría la niña que se le había caído un brazo en el orinal? ¿Qué chorongo no expulsaría la pobrecita mía? Por otra parte, como se haga amiga de mi Carmen, seguro que agradece cuando esté en plena adolescencia que le recuerda la anécdota del día que soltó un mojón que llenó todo el orinal. Para terminar, el trabajo de profe de guarde, quitando todo el día cacas de semejante calibre se me antoja duro. Que como dice el refrán, caga el rey, caga el papa, y de cagar, nadie se escapa.

Siguiendo con el hilo de las heces, saliendo de la piscina tenía que ir a devolver la llave del vestuario. Total, que voy para la recepción y estaban hablando tres chicas jóvenes y oigo "... pues yo fuera de casa no puedo, fijate que estuve diez dias en Punta Cana y me aguanté" A lo que respondió la compañera "Pues tendrías dentro un alien". Momento en el cual levantan la vista y se encuentran a un tipo con una sonrisa de oreja a oreja, deseando salir de ahí para morirse de risa. Lo que no me quedó claro si se humilló de esa manera para retregar a sus amigas que había ido a Punta Cana, o simplemente que soy una persona a la que contar la frecuencia y hábitos a la hora de ir de vientre (que dicen las personas mayores),

Saliendo de tan turbios asuntos, el otro día Carmen tuvo una de esas mañanas que piensas "Para esta ayuda, casi mejor que me dejas solita". A eso de las 6 de la mañana oigo llorar a la peque como una loca. Con los ojos pegados, y completamente a oscuras, entro en la habitación diciendo "Venga, venga, ya será menos". En el camino, le doy una patada a algo en el suelo. Llego a la cama, miro y no está. Y veo que a lo que había dado una patada era a ella que se había caído de la cama. Que diría ella "No sólo me caigo de cabeza, si no que el tarao este me da una patada en el lomo". Espero que aprenda la lección de no caerse más de la cama, jajaja.

Cambiando el tercio hacia cosas más verdes, compré ayer unas verduras cortadas en el Mercadona. La gracia que tienen es que puedes meter el paquete directamente en el microondas y se cuece ahí solito. No lo he probado, dado que nos trajeron los reyes una especie de tupper para cocer al vapor que está muy bien (aunque un rollo de limpiar), pero para la próxima lo hago directamente en la bolsa. Luego con un chorro de aceite y unas especias por encima, está muy bueno. Eso si, de ración individual, por mucho que diga la bolsa que es para tres. Ya me gustaría ver al señor Mercadona cenando la tercera para de una bolsita de esas que vende.

Besitos.

3 comentarios:

Lygofilia dijo...

De mayor, me pido tener una "tribu del tofu" tan genial como la tuya.

¡Me encanta leer tu blog! :)

Estela dijo...

Hola a todos,
os dejo este enlace que me ha parecido curioso. Un blog en el que los usuarios están redactando entre todos una historia sobre un vegetariano http://www.creatuhistoriaconpapermate.com/diario-de-un-vegetariano/

se puede participar y hay varios premios en juego

Tito Chinchan dijo...

Buenas,

Lygofilia, me alegro que te guste el blog. Seguro que puedes tener tu propia tribu del tofu.

Estela, me parece que he llegado tarde al enlace :-(

Besitos.

Últimos comentarios

Archivo del blog