... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

3 de febrero de 2006

De niños, esclavos, mujeres y animales

Buenas,

hoy tenemos una pequeña (larga en extensión) reflexión a ver que opinais.

Hace un cerro de años, las personas se vendían como esclavos. Existían personas de "primera" que eran las que los compraban y de "tercera" que eran los vendidos. Estas últimas podían ser vendidos, azotados, explotados e incluso asesinados. Con el tiempo, estos fueron ganando derechos. Primero consiguieron que fuese delito matar a un esclavo, más adelante se lograron el resto. Hoy en día, todo el mundo aborrece (o eso dice) la esclavitud.

Hace otro cerro de años (aunque menos) los niños no tenían derechos como tales. Trabajaban en jornadas inhumanas por salarios miserables o ni siquiera eso. Podían ser azotados, vendidos, comprados, abandonados, lo que se quisiera con ellos. Con tiempo y presión social se fueron consiguiendo grandes logros en la mayoría de los paises (en otros, todavía no). Primero se consiguió que los menores de 6 años no trabajasen en minas, y así, poco a poco, se les llegó a dar los derechos que merecían.

Toda la vida, salvo en excepciones puntuales de la historia, las mujeres han sido menospreciadas y consideradas ciudadanas de segunda. Poco a poco, lograron un nivel de refinamiento de derechos que ha llegado hasta las discursiones sobre paridad o presencia femenina en consejos de administración (muy justo, por otra parte, aunque la paridad me parece una gilipollez y que sólo tiene una componente simbólica).

Pues con los animales pasa lo mismo. Hay que ir logrando los derechos de los mismos poco a poco, aunque lo ideal sería que los tuvieran ya, claro. Pero los cambios en la sociedad van despacio, dado que somos muy reticentes a ellos. Por eso considero que todos los pequeños logros que se hacen ayudan en gran medida a los objetivos de los derechos de los animales. Pero sin radicalidades que alejan posturas, dado que con postulados muy intransigentes (aunque se tenga razón) no se llega a nada. Salvo que tengas la fuerza, que no es el caso. Si conseguimos que en la familia haya un día sin comer animales, hemos dado un gran paso. Si conseguimos llevar a los compañeros del trabajo a un restaurante vegetariano, otro paso. Y así hasta concienciar a la sociedad. Lo demás, viene rodado.

Besitos.

4 comentarios:

s e m i l l a dijo...

No entiendo que es lo que pretendes transmitir...

Irene.

chinchanmolamazo dijo...

Buenas Irene,

no se que no entiendes, así que no puedo ayudar. De todos modos, simplemente es una reflexión. Hay mensajes que tienen un claro significado, más o menos profundos, y hay otros que simplemente son ideas mías.

Si me dices que no entiendes, lo hablamos tranquilamente.

Besitos.

P.D: Puede que haya estado especialmente espeso.

mostowoman dijo...

hola javi!
pues a mi me ha parecido un mensaje bastante claro. el problema que veo yo con los animales, a diferencia de los esclavos por ejemplo que me parece el caso mas analogo, es que mientras esclavos tenian algunas familias adineradas, animales utiliza el 99% de la poblacion. Es dificil concienciar a tanta gente. pero mira, creo que se empieza por las pieles, o los toros, que es lo que mas llega a la gente, y poco a poco se va transmitiendo el mensaje de que todos los animales tienen el mismo derecho a la vida. creo que decir, si no eres vegano, vaya principios tienes...o cosas como las que he oido por ahi, hacen un flaco favor a la causa.
en fin, como me enrollo...un besito wapo!
silvia

chinchanmolamazo dijo...

Buenas Silvia guapa,

pues eso digo yo.

Besitos.

Últimos comentarios

Archivo del blog