... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

26 de enero de 2007

Setas con lentejas

Buenas,

en el trascurso de mi visita diaria a la prensa digital a la caza de noticias interesantes, me han llamado la atención algunas noticias. Aunque la que más me ha llamado la atención es una asociación que pide que se prohiba el tanga y el topless en las playas (mi amiga Viewmay se retorcería si leyera tal compendio de estupideces), vamos a comentar noticias más afines. Por un lado, tenemos el nacimiento de 18 osos pandas en China y se busca nombres para los cachorritos. Por supuesto el tema es que es en cautividad. Luego está lo del Consejo de Ministros que aprobará hoy el proyecto de ley para proteger animales de producción y experimentación. La noticia no dice nada de nada, por lo que nos quedamos sin saber más que el titular es una ruina y la existencia de animales de "producción" parece que sea que trabajan en la oficina haciendo informes. Finalmente, el pobre tiburón ese que vive en las fosas abisales pero salió a morir a la superficie para que los científicos tengan una erección y nos confirme que es más apasionante el fondo de los mares que el estudio del Cosmos. Por cierto, ahora que leo que esto fué en Japón, resulta que los nipones han reconocido que tienen esquilmado a una especie de atún y aceptan pescar menos. Oooohhhhhh, que buenos los hijos de puta estos.

Hablando de temas menos polémicos, ayer dije ¿qué hago para cenar si yo quiero cenar lentejas y es tardísimo?. Y de ahí nace la receta de hoy, que aplica técnicas de fusión de la más alta cocina chinchanesa.

Lentejas con setas
  • Medio bote de lentejas cocidas (si quereis las coceis, pero elimina el principio de plato que se cocina rápido).
  • Media cebolla picada finita.
  • 200 gramos de setas Shitake (o las que tengais) cortadas en trozos gordos (se parte en cuatro o seis cachos cada seta).
  • Vino tinto.
  • Sal y un poquito de pimienta.
  • Perejil fresco, si es seco mejor no lo echamos.
Freimos la cebolla mientras que preparamos las setas. Cuando está doradita, le echamos las setas para dorarlas. En el momento que la mezcla haya perdido el agua, incluimos un buen chorretón de vino tinto (el mismo que nos vamos a beber para cenar) y lo dejamos reducir. Metemos las lentejas, con la sal y pimienta y rehogamos un ratito, sin que se nos deshagan las legumbres. Finalmente, echamos medio vasito de agua junto con el perejil picadito y dejamos que se evapore la mayoría del agua. Así obtenemos un poquito de salsita para mojar.

Y ya está, superfácil y salio riquisisisisisisismo!!!

Besitos.

P.D: Para la administradora de "El delantal verde", no se pueden poner comentarios por que da un error de base de datos. Dicho queda.

*** Información para Pablistas ***

Buenas,

ayer pasamos una de las pocas tardes que hemos estado los dos solos en casa. La niña se fue por ahí de compras con mi madre y nos quedamos él y yo viendo el partido de balonmano. Que tarde más maja que nos pasamos, con la casita en el arbol. Esto consiste en echar mantas en el suelo del recinto cerrado (es decir, sofá, pared, mural y cajas para que no se escape) y jugar allí. Traté de hacer una cabaña, pero le pareció muy oscura. Además, si me metía yo, no cabía él, ja, ja, ja.

Que bien lo pasamos.

Besitos.

2 comentarios:

Lía dijo...

ñam, ñam, qué ricas tienen que estar esas lentejas...esas caen en mi casa en unos días ;P
Por cierto, estoy pensando en montar un colectivo que reclame la abolición de los tíos con bañadores horteras floreados en la playa, seguro que Vienmay me apoyará! Vamos hombre, que no nos van a dejar tranquilos ni siquiera en las playas o qué....uf! mejor dedico mis pensamientos a las lentejas ;P

irantzu dijo...

Quiero un plato de esas lentejas ya! Aunque bueno, hoy no me quejo, que me están cocinando y yo aquí, de descanso! Bien! :)
Que bien se pasa en la casita de mantas, no? Nosotros tb jugamos a eso a veces, usamos la mesa, o su cama con barrotes.
Saluditos!

Últimos comentarios

Archivo del blog