... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

21 de marzo de 2006

Fulgencia Salgado

Al final de sus días, Fulgencia Salgado, se encontraba muy tranquila. De misa diaria, era considerada una ciudadana ejemplar dentro de la pequeña población en la que nació, vivió y, en breve, morirá. Sentada en la silla de mimbre que heredó de su madre, observaba con la mirada vacía la calle, esperando que llegase su encuentro con el Señor. De vez en cuando, pensaba en como sería el cielo y la vida que le esperaría allí. Realmente no esperaba mucho, trabajadora incansable por el barrio, se había dejado la piel pegada a cada uno de los adoquines. Había vivido por y para los niños, en esa época en la que la heroina sesgaba vidas y familias, ella logró que todos y cada uno de los chavales en edad propicia siguieron vivos una vez pasó la moda. Podeis entender que fuese una mujer muy querida en Posadillas.

También sería recordada por su buen tino en la cocina, donde consiguió en épocas de penuria, sacar de un marrano comida para todo el vecindario durante días y días. Como en todos los pueblos pequeños, Posadillas era muy conocida por la matanza, que era tan sanguienta que atraía a mediados del invierno a centenares de visitantes. Fulgencia era la mujer del matarife, que murió hace una decena de años por un cancer de pulmón, por lo que ella era la principal encargada de las morcillas, chorizos y demás productos porcinos. Así que, la pequeña carnicería que regentaba junto a su marido siempre fue un hervidero de gente ansiosa de probar las maravillas que Fulgencia obtenía con esas diestras manos.

Pero eso fue hace tantos años que casi ni se acuerdo. Medio ciega, seguía escudriñando la calle, como si esperase que la muerte llegase en un flamante auto a llevársela a su último y esperado viaje. Por fin, un buen día, Fulgencia murió, sentada en aquella heredada silla de mimbre, con una sonrisa en los labios.

El viaje fue corto, aunque a ella se le hizo muy largo. Cuando ascendía al encuentro con San Pedro, iba pensando que obras serían las más representativas de su vida, por cuales le juzgarían. Por supuesto, viajaba libre de pecados aunque ligeramente nerviosa, cosa normal por otra parte. Por fin, la ascensión terminó y se encontró flotando en una especie de nebulosa, una fría neblina que la iba envolviendo poco a poco. Al mismo tiempo, Fulgencia sintió una extraña sensación de sopor, que la obligaba a tener los ojos medio cerrados. Por fin, la niebla se despejó y se encontró ante el mismísimo San Pedro o eso se pensaba ella.

Ante Fulgencia, se erigía un cerdo de grandes dimensiones, con una libreta en una mano.

- Perdone, ¿quien es usted? - preguntó Fulgencia con una mezcla de pavor e incredulidad.
- Soy San Pedro, ¿no lo ve? ¿Acaso creía usted que San Pedro era humano? - dijo riéndose el enorme cerdo al tiempo que con la mano libre la empujaba de la nube.

-----------------------------------------------

Otro relatillo más a la lista de "Como leer un cuento y que te de mal rollo" por el Tito. Por cierto, este es el post 99, así que el de mañana debería ser el del nacimiento del primogénito de la estirpe, así que saliendo ya ;-)

Besitos.

P.D: No posteo hasta que no salga, que lo sepais.

3 comentarios:

Marina dijo...

Juas juas juas, qué mala ostia. Tienes razón, sí que da mal rollo. No sé, tampoco tengo muy claro que una persona que ha vivido toda su vida viendo algo como sumamente normal y sin plantearse siquiera que pueda ser inmoral se merezca ser empujada de la nube sin contemplaciones... Nusé, ese debate da para mucho, ¿qué opniáis vosotros?
Pablito, sal ya que nos quedamos sin tito Chinchan y el mundo tiene un poco menos de sentido :(
Besitos.

Vienmay dijo...

Pablito.. bonito.. sal... sí, que ya sé que ahí se está calentito... pero aquí tampoco se está tan mal, ya verás... Mira, a mamá ya la conoces (por dentro, vale)... pero ¿no te apetece verla sonreír? y a papá... por lo pronto es un tío majísimo, con unas ideas cojonudas... y además hace los macarrones como nadie.. ¿no te apetece probarlos?
Venga, sal, hermosote... que el Tio Chinchan nos deja sin lectura diaria... y somos unos cuantos los que nos hemos hecho adictos...

Besos, y feliz espera!!

chinchanmolamazo dijo...

Buenas,

Marina, hay que ver lo polémica que eres, no puedes pasar por ningún sitio sin polemizar, je, je. La verdad que si es un tema como para discutir largo y tendido. El problema es que no tenemos con quien discutir, ¿no?

Snif, snif, que bonito lo que habeis dicho sobre la existencia sin el Tito y la falta de sentido. Los pelos como escarpias que mesán puesto. Y viendo la cara que tenía hoy mi niña, ya dudo que nazca hoy. Creo que os voy a seguir premiando con mi fluida retórica ;-)

Besitos.

Últimos comentarios

Archivo del blog