... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

8 de mayo de 2006

¡Vámonos de boda! o ¡vamos a pasar hambre!

Buenas,

¿no os pasa a vosotros que cuando os invitan a una boda os echais a temblar? Pues a nosotros si que nos pasa. Aparte que habitualmente no nos van este tipo de acontecimientos, mucho menos a raiz del nacimiento de Pablo, nos suele matar el hecho de la comida. Ya sabeis que en las bodas, los omnívoros, degustan grandes "manjares culinarios" en pantagruélicas cantidades, todo ello regado con rios de sangre de cristo (en su versión tinta o blanca). Y también sabeis que nosotros comemos fatal, habitualmente por la falta de interés que ponen los cocineros a nuestros casos "especiales".

Casi siempre, cuando viene el camarero y pregunta "¿Todo ha ido bien?" por respeto a los novios, que están en su día más importante (eso dicen) no protestas y mientes como un bellaco. Luego te preguntan los novios y alabas el buen gusto en el menú, etc. Pero lo de este fin de semana no ha tenido nombre, tanto que si no nos hubieramos tenido que ir a dar el pecho a Pablo (¡viva Pablo y la madre que le parió!) no se como habría terminado la historia.

El convite fue en un local de Toledo que se llama Hierbabuena (lo digo para que no vayais). Dieron un coctel en un cesped húmedo en el que las chicas con tacones (todas) se clavaban, por lo que parecían árboles que el viento ondea. Aparte de estar pegadas al suelo y con un frio húmedo que cala los huesos, los aperitivos eran todos animales, por lo que nos quedamos a verlas venir. Como inciso diré que los entrantes era muy cutres, pero los camareros muy majos que nos pusieron cienes de cervezas sin alcohol.

Luego la comida fué tal alarde de imaginación, que la gente de la mesa fue la que más protestó, mucho más que nosotros, de verdad. Una tristísima ensalada con cosas de bote, bañada en vinagre que mi niña no pudo por menos que apartarla del pestuzo que desprendía. Luego una parrillada de verduras, que tardaron mucho en traerla porque "estaban haciéndola" y era la guarnición de los platos de los demás. Y el sumun de la cutrez, tres lonchas de queso del grosor de mi dedo, frías de haberlas sacada deprisa y corriendo de la cámara, mal puestas sobre un plato. Y no se le ocurre nada más que venir al camarero a preguntar que como iba la cosa. Tuvo que venir el maitre a decirnos una sarte de tonterías que culminaron cuando una de la mesa le dijo "Dígale al cocinero que alabamos la originalidad del corte que le ha dado al plato fuerte vegetariano" que casi me caigo de la silla de la risa. Cenar no cenamos nada, pero nos reimos un montón.

Resumiendo, que salvo excepciones, ser vegetariano e ir de boda es sinónimo de pasar hambre. En el otro plano, recuerdo una comunión en la que comimos infinitamente mejor (y abundantísimo) que el resto, así que desde aquí les doy las gracias por su esfuerzo (es que no recuerdo el sitio, pero era en Tres Cantos).

Por cierto, se nos sentó un gilipollas al lado que, tras seis segundos de pensar en vegetarianos dijo "no entiendo como no comeis pescado, si no es un animal". Cuando intenté responderle, mi niña le dijo "¿No sabes las diferencias entre el reino animal y el vegetal? Pues cuando las aprendas me vuelves a dirigir la palabra" Ja, ja, ja, me muero de la risa con mi niña guapa ella. Por cierto, luego dijo que la leche era para las vacas como la orina para nosotros. Desde luego, nunca me tomaré un café con él ;-)

Besitos.

P.D: También dijo que si podiamos comer no se qué (creo que era vaca o similar) y le dije que por poder comer le podía comer toda la ........... pero que me daba asco. Fino que estaba yo, oye ;-)

**** Información para Pablistas ****

Buenas,

nuestro niño se halla en el percentil 90 de cabeza y altura y en el 70 de hermosura y gordura. Viva superPablo, que ha engordado nada más y nada menos que 1400 gramos en un mes. La doctora no se lo podía creer. En el plano negativo, cuando estaba él tan contento, moviendo las manitas al viento, le clavó una pinchotada que casi lo atraviesa. Pobrecito mío, que estuvo como 10 segundos sin llorar cogiendo fuerzas para explotar con virulencia. Que agujota, por Dios, que vivimos en la era de la tecnología, transfieranselo por USB al niño las defensas!!!!

Besitos.

7 comentarios:

Démonée dijo...

Jajajaja, javi hoy estás que te sales!!!
Calla, calla que en Julio vamos de "BOA" nada más y nada menos que en Motril. Te imaginas el menú vegetariano?

chinchanmolamazo dijo...

Joder, mi familia es granaina, así que me imagino:

"Ojú mi niña, aquí tiene el primero, pescaito frito, que esto ni es carne ni pescao de lo pequeño que eh" - Además en Motril tienen mucho acento ;-)

Joder, y en julio, con la fresquita que vais. Madre mía. Dile que te has dejado a la peque en Suecia y que tienes que ir a darle el pecho!!!!

Un besazo.

Leana dijo...

Pos yo tengo comunion dentro de dos fines de semana en un pueblo del prepirineo... me van a preparar menú vegetariano, que a los del restaurante les sonaba de lo más exótico, así que no sé... será mi primera experiencia de comida veg en uno de estos fiestorros sociales.
La verdad es que tengo mucha curiosidad!!

Muchos besitos a Pablo, pobrecico. Los bebés no deberían tener dolores :)

mostowoman dijo...

jeje todos tenemos que pasar por esas experiencias tarde o temprano. yo tambien tengo boda en julio, en mallorca, y al menos me he enterado que una prima del novio tambien es vegeta y que nos prepararan algo especial. tan especial que mi prima me llamo diciendo "dicen los del restaurante que que quereis comer" jaja.
mi unica experiencia por el momento ha sido en año nuevo cuando siempre comemos fuera...y la verdad es que se han pasado de los platazos que me ponian.
que hambre me ha entrao asi como de repente jeje. a comer!
besitoss

silvitxu

Anónimo dijo...

Hola, me llamo angel y me ha salido tu blog al buscar en internet "boda vegetariana", y es que como te imaginas queremos celebrar una (lo somos los dos). Me gustaría pedirte un gran esfuerzo a ver si recuerdas algún dato más de ese restaurante de tres cantos donde comisteis tan bien (si estaba en algún polígono, en la carretera, se llamaba así o asá). Muchas gracias por adelantado.
Un saludo...

Anónimo dijo...

Pues yo he estado este fin de semana en una boda vegetariana. Era vegetariana la novia y sus amigas. El resto de las 150 personas... pasamos hambre. Respeto vuestras opciones, pero no trateis de hacernos comulgar con ruedas de molino a los que ocupamos la cúspide en la pirámide alimenticia.

A los que quieren preparar una boda vegetariana: Tened en cuenta que la mayoría de la gente no lo es. Y que si no avisais de que va a ser así lo pasaréis mal. Ah, y tened en cuenta a los celiacos. Ellos por lo menos lo que tienen es un problema médico.

Saludos.

Tito Chinchan dijo...

Buenas Anónimo,

yo he estado en muchas bodas donde la comida ha sido una mierda, en palabras de los que comían el menú para todos. ¿Deberían avisar a los comensales de tamaño evento?

Lo que si que parece claro es que no te deberían haber invitado, así no hubieras sufrido el pasar hambre.

Y si, hay que pensar en los celíacos. ¿Avisaron que iban celiacos o lo tenían que adivinar?

Besitos.

Últimos comentarios

Archivo del blog