... o vida y obra de la tribu del tofu, como gusten ustedes.

21 de noviembre de 2006

Navidad, Navidad, dulce Navidad!!!!!

Buenas,

direis alguno o alguna, ¿al Tito se le ha ido completamente la cabeza ya? ¿Si estamos en Noviembre? Bueno, totalmente no, pero esta cerca de perderla. Hemos decidido que este año empezamos a festejar la Navidad en casa ya. ¿Fervor cristiano? Bueno, no exactamente, pero con lo que le gustan a Pablo los brillos y con el poco tiempo que estamos en casa en esas fechas, hemos decidido adornar la casa ya. Ayer fuimos al Eroski a comprar cositas.

¿Qué compramos? Os preguntais con sumo interés. Pues mirad, a parte de los típicos adornos de guirnaldas y bolitas (Pablo casi cae en éxtais cuando vió el canuto de bolas de colores que nos llevamos, le faltaba hasta el aire) nos llegamos hasta la sección de "engordes navideños". Que maravilla de estantes con miles de productos hechos únicamente para desarrollar lorzas y cartucheras. ¿Y qué puede comprar un vegetariano? Um, pocas cosas, pero algunas hay. Para empezar, de mantecados, etc, nada de nada. Unicamente habían unos mantecados de aceite de oliva que no me motivaron. Creo que también los mazapanes, pero no se si son veganos.

Lo que si había eran chocolates y turrones. Nos llevamos un turrón de arroz con leche (os lo juro), otro de chocolate con frutos secos y uno de Nesquik (para mi niña). Además de cositas de chocolate que ayer devoramos por la noche después de cenar. Y estamos todavía en noviembre, no me quiero hacer cargo en diciembre lo que podremos haber comido ya, je, je, je.

Bueno, como lo prometido es deuda, os dejo la receta de los "Moros y cristianos" nombre politicamente incorrecto, pero es que se llama así. Para chuparos los dedos de los pies de lo ricos que estan.


Moros y cristianos
  • Un bote de alubias rojas o negras (podeis cocerlas vosotros, yo paso).
  • Una cebolla bien gorda.
  • Ajo picado (yo le día salida a unos congelados de la sirena, dos cubitos).
  • Dos tomates hermosos y pelados.
  • Una hoja de laurel.
  • Sal y pimienta.
  • Arroz.
  • Vino blanco.
Los pelos como escarpias de recordar los ingredientes, y sin pastilla de caldo vegetal, que es lo más difícil de todo, je, je. A ver, como tenía tiempo y ganas, me metí en la cocina y decidí que se cocinaba en recipiente de barro. Esto se puede hacer por que cocino con fuego, no con las vitrocerámicas esas que son una guarrada para cocinar. Mueran las vitros y las inducciones, vivan las cocinas de gas. Dicho esto, empezamos.

Picamos bien finita la cebolla, pero bien finita. Con el ajo hacemos lo mismo. Echamos aceite en la cazuela de barro y cuando esté caliente, le añadimos la cebolla y el ajo. Removemos para que no se nos pegue, y cuando esté pochada (el fuego tiene que ser moderado) le añadimos la hoja de laurel para que vaya tomando sabor el sofrito. Inmediatamente, añadiremos los tomates pelados y picados lo más fino posible. Hacemos una reducción del líquido del tomate y cuando esté casi sin caldo, le añadimos el vino. Dejamos que se evapore el alcoholazo y echamos las judias. Aquí podemos ponerle un vaso de agua para que la mezcla tenga luego caldito para mezclarlo con el arroz.

Por otro lado, hacemos el arroz. Yo use Basmati simplemente por que me era más cómodo y era el que tenía más mano. Cuando las judías hayan perdido casi todo el agua, ya podemos servirlas. Hay dos modos de presentarlo, o todo junto como en la foto, o por separado para que cada uno lo coma como quiera. De ambos modos está riquísimo.

Besitos.

*** Información para Pablistas ***

Buenas,

oficialmente digo que el Pablo está para comérselo, y punto en boca.

Por otra parte, hoy nos dan las fotos de la guarde, con todos los compis. A ver que tal sale, aunque con lo que le gusta a este una cámara, seguro que está posando al lado de alguna compi, je, je. Ayer nos dijo la pediatra que era bueno eso de que tuviera mucha hambre y nos dejó (es un decir) darle 270 ml de biberón, en vez de los 240 que le damos ahora. Y es que come que es un primor, salvo las frutas en casa, que es una pelea horrible.

Finalmente, ayer fuimos a un oriental a cenar para celebrar el aniversario. La cosa no tendría nada que comentar con la salvedad que la camarera tuvo un bebé un poco después que nosotros. Así que siempre charlamos al respecto, que es bien maja. Total, que nos contaba que su hijo comía mal, que comía poco y que la culpa era de la suegra. ¿Por qué? Por dos motivos, por que le abrigaba tanto que le salían granitos en el cuello que le molestaban cuando tomaba el biberón (puede ser). Lo otro era por que le daba a escondidas tallarines al bebé. Madre mía, un bebé de menos de cuatro meses comiendo tallarines. Ya de paso nos confesó que su madre le daba a a su primera hija arroz y manzanas desde que tenía un mes. Que choque cultural más grande, de verdad.

Besitos.

P.D: Y yo haciendo caso a la pediatra ;-)

5 comentarios:

Júlia dijo...

Hola
eso que cuentas de la camarera del restaurante... pues no te extrañe nada. Nosotr@s tenemos unos convencimientos sobre las cosas que muchas veces son culturales. Es posible que si nos pusiéramos a investigar que comen los bebés en diferentes países de continentes distintos nos llevaríamos sorpresas!

Por otro lado, yo odio los adornos navideños. Pero debo ser la única, pq están todas las tiendas a reventar de cosas brillantes, y rojas y verdes, y los "gusanos" estos peludos... seguro que cuando tenga un hijo acabaré llenando la casa de brillo navideño ; ) !!!

Aorijia dijo...

Yo pienso como Julia... Eso es algo cultural. Mi abuela está orgullosísima de lo bien que comía yo las lentejas cuando era un bebé... Luego llegaron los potitos, las papillas, las leches "maternas", los partos con oxitocina y episiotomía... Y ahora vemos lo de ahora como lo normal, y lo de antaño (o de otros países) como lo anormal.

Felicidades por vuestro aniversario (porque más vale tarde que nunca).

eu dijo...

¡¡¡ Feliz Navidad ¡¡¡¡

Ya supongo que no lo celebrais pero mañana es Acción de Gracias y tu tema viene que ni pintado.

Te iba a poner unas recetas de panetone pero llevan huevo y me temo que en este tipo de receta es dificilmente sustituible.

Feliz Día

Irantzu dijo...

Navidad, navidad, dulce navidad!!! Te cuento que acá ANTES de Halloween (es decir, a mediados de Octubre) ya había ambiente navideño, y ahora al empezar noviembre la cosa era ya evidente. Nosotros mismo ya pusimos algunos adornitos y luces... pero para mí esto es nuevo. En Chile, con el calor y el fin de año uno no pone nada hasta no sé... hasta el 15 de dic. mas o menos!
Sobre lo de la camarera y las diferentes costumbres segun las culturas y tal... yo sí me sorprendo y me parece casi una aberración! Un bebé recién nacido, de 1 mes o de 3 no tiene su estómago preparado para tomar nada más que no sea leche materna o un sucedaneo de ella; no solo no está preparado para otras cosas, sino que además no las necesita, le pueden caer muy mal, y puede desarrollar alguna alergia a partir de su ingesta... pero vamos, que esos son argumentos secundarios si sabes que solo necesita de verdad la leche (por eso es un LACTANTE), bueno, tú ya sabías que yo iba a salir con algo así... jaja! Pero aquí lo dejo... (ah! en otras culturas "no contaminadas" a un bebé no se le da nada que no sea leche de la teta sus primeros meses)...
Mi mamá siempre cuenta que cuando yo era chica siempre tenía hambre, y el pediatra era contrario al tuyo y no la dejaba darme mas de "x" cc por mamadera... y mi mamá dice que era imposible darme tan poco así que ella me daba y daba, hasta que yo quedaba satisfecha... es que es lo que hay que hacer! (salvo casos de real obesidad en que se dará una dieta, etc, pero si el niño es solo de apetito voraz y está sanísimo, yo tb haría lo que dice tu pediatra y le daría más!)
Besitos a Pablito, el exquisito.

Lía dijo...

Júlia, no desesperes que no eres la única...tanto artefacto navideño me pone de mala leche y encima cada año empiezan antes!

Últimos comentarios

Archivo del blog